Cómo romper el bloqueo y tomar acción con tu negocio de psicología o coaching

Llevas tiempo dándole vueltas a lanzar tu negocio de psicología, coaching o terapias pero no terminas de tomar acción.

Tienes un perfecto plan de emprendimiento sobre el papel, pero sientes que todavía quedan detalles por afinar hasta lanzarlo.

 

Has escrito una completa lista de acciones clave para tu negocio, propósito o proyecto que repasas cada día e incluso completas semanalmente con acciones nuevas, de las cuales, muy pocas llevas a cabo.

Quizá te sientas reconocida o reconocido en estas situaciones, pero no sabes como romper el bloqueo para tomar acción.

 

Si te sirve de tranquilidad te diré que no eres el único caso. Es un comportamiento mucho más extendido de lo que puedas imaginar.

Y la mejor forma de empezar a solucionar los problemas es ponerle nombre y apellidos, que en este caso no es otro que:

La parálisis por análisis:

Este mal azota a una gran parte de emprendedores de muy diversa índole. Pero por mi experiencia a lo largo de los años trabajando con profesionales y empresas de muy diversos sectores, he de decirte también que,paradojicamente, el mercado de la psicología, coaching o terapias, viene marcado por un perfil de profesional donde se hace más significativo este tipo de situaciones de bloqueo.

Vivimos además en este momento una situación de extraordinaria crisis, que aunque me resista a alimentarla más en este contenido,  es inevitable tener en cuenta, porque es absolutamente determinante sobre el aspecto que estamos tratando.

La situación de inestabilidad global que ha generado la pandemia, los cambios a los que muchos profesionales se han tenido que enfrentar de forma sorpresiva y la sensación generalizad de incertidumbre sanitaria y económica, hace que los índices de parálisis en la toma de decisiones de los emprendedores se disparen.

Pero precisamente por esta razón, ahora tiene más sentido que nunca recordarte que:

Un análisis obsesivo de la situación global actual de y la tuya en particular, lejos de ayudarte a adaptarte y superarla, te encaminará en la dirección opuesta.

Ninguna acción tiene más riesgo que no tomar acción:

Es así de claro.

Puedes pasarte días y semanas haciendo supuestos de acción y consecuencias, dibujando escenarios, evaluando riesgos…Pero la única verdad será la que descubras cuando te pongas en acción.

 

Sé que sonará contradictorio, pero en realidad, con tu indecisión estás tomando acción y curiosamente lo que podemos augurar con un porcentaje de acierto muy alto es lo que ocurrirá. Y solo hay dos supuestos:

A. Que no pase nada. Por lo tanto en un tiempo te encontrarás en el mismo punto de partida que estabas tiempo atrás. Luego habrás resuelto nada de la situación que te incomoda, o puede que represente algo más que una situación incómoda. Eso sólo tú lo sabes.

 

B. Que la situación empeore. Y tu grado de frustración aumente y muy probablemente, tu desconcierto genere un bloqueo mayor.

Así que amigo o amiga, no te queda otra: ¡ACTÚA!

Cómo hacer más fácil tu primer paso:

Pues justamente así, concentrándote unica y exclusivamente en ese primer paso.

El problema en muchas ocasiones es que la gente se atasca por confundir el final con el principio de la acción. Por visualizar como primer paso un fin con un proceso complejo, que en muchas ocasiones imaginan, más que conocen.

Para ello déjame que te ponga un ejemplo.

Y si me permites la licencia con el ejemplo que te voy a describir porque claramente tiene que ver con los servicios que ofrezco como consultor de marketing digital para negocios y profesionales de la psicología, terapias o coaching.

Que por otra parte es lo coherente por mi parte 😉

Pongamos por caso que llevas tiempo dándote cuenta que no desarrollas adecuadamente tu estrategia de marketing digital, o que si lo haces, la realidad es que no te está produciendo los resultados deseaados.

 

Recibes y buscas muchísima información al respecto. Lees post, artículos y te apuntas a master class de lo más variado: como gestionar tus redes sociales, estrategias de email marketing, posicionamiento de tu web en Google, campañas en Facebook…

Muchos con todo este material, se habían hecho una carrera y un master de marketing digital, pero tu sensación es que lejos de aclarar ideas y acciones que llevar a cabo, te encuentras en un momento de máxima confusión. Que por desgracia, acrecienta tu situación de bloqueo.

 

Ahora, has descubierto que necesitas a alguien que ordene y enfoque tus ideas. Que de prioridades a tus acciones. Que sepa ver cuál es el valor como psicólogo, coach o terapeuta que tú puedes ofrecer al mundo.

Tengas la intuición o la certeza de que esto es así, nadie, salvo tú, te va a sacar de dudas. Necesitas dar un primer paso.

Pero lee atentamente, tu primer paso no es:

Voy a ponerme en manos de un consultor o asesor de marketing digital para que me acompañe en la estrategia de mi negocio de psicología, fisioterapia, yoga, etc…

Tu primer paso, dependerá de la situación de maduración de este proceso de revelación de tu necesidad. Pero aquí tienes buenos ejemplos de lo que sería un primer paso:

1. Una indagación en internet con una lista depurada de 5 consultores de marketing digital candidatos para tu proyecto.

2. Una llamada, email directo para mantener una conversación con el consultor que sigues y crees que te convence más.

3.Una consulta sobre tipos de consultores digitales que puedes encontrar. Aquí te lo pongo fácil. Lee este artículo en el que te hablo de ello.

4. Un documento de 1 hoja que recoja tus necesidades, recursos de tiempo y dinero disponibles para un proceso de consultoría de marketing digital

5. Un listado con tus 3 principales objetivos concretos y específicos para obtener un verdadero retorno de tu inversión en un consultor.

 

Y sea cuál sea tu caso, coge agenda, notebook, calendario y apunta ya esa primera acción para llevarla a cabo en las próximas 24 horas.

Cómo acabas de comprobar, dar un primer paso, es fácil, si se quiere.

Ejecútalo y la ley de la dinámica te llevará al segundo y éste al tercero, y así sucesivamente.

Cómo acabar con las 4 causas más habituales de tu bloqueo profesional:

 

A estas alturas del artículo me parece importante señalar para quien tenga pocos datos sobre mi, que ni soy psicólogo, no pretendo yo hacer ese papel, o el de coach con esta información.

Pero de igual manera, si me veo con la autoriedad de la experiencia acumulada de 26 años ayudando a empresarios y emprendedores, para hacer una relación contrastada de las causas más habituales de la innacción en los emprendedores. Vamos a por ello.

 

1.No estoy suficientemente preparado:

 

El perfeccionismo es un enemigo que se manifiesta con mucha recurrencia. Sea ingeniero, marketer o psicólogo y muy habitualmente lo hace a través del denominado “Síndrome del impostor.”

 

En este caso, para resolver el bloqueo se hace necesaria una pregunta:

¿No estás suficientemente preparad@ para qué?

 

Intenta concretar, porque probablemente la preparación que ansías no resuelve el verdadero problema de la personas para las que sí estás ya preparado para ayudar.

 

Y te estás fijando y comparando en profesionales que resuelven problemáticas a otro nivel al que tu terminarás llegando más adelante.

 

Y déjame que te descubra un secreto de emprendedor veterano: nunca nadie está lo suficientemente preparado.

¡ Por suerte para todos! 😉

 

Y otro secreto más importante: si te repites con frecuencia: “no estoy preparado” ¡Enhorabuena! porque es una clara señal de que eres una persona exigente contigo misma y responsable con los demás y que por lo tanto evidencia que estás preparad@.

 

Son los que pasan por alto esa duda sobre si mismos, lo que no suelen estar preparados.

 

2.No sé si es el momento adecuado:

 

Me alegra poder darte una respuesta tan concreta. ¡Nunca existe el momento adecuado!

No, si confundes el momento adecuado, con el momento perfecto. Que en tu caso, será muy probable.

 

Evalúa riesgos y oportunidades de forma racional. Escríbelos y una vez más: concretos y específicos.

Pero no confundas nunca lo adecuado con lo ideal.

 

El momento ideal es siempre aquel que has decidido ponerte una acción de forma consciente.

Siento tener que recurrir a frases manidas, pero no por ello van a dejar de ser ciertas:

El futuro siempre es incierto. El momento presente es el que te otorga la solidez de acción.

 

3.Es una inversión con requiere de muchos recursos económicos:

 

A riesgo de repetirme te volvería preguntar: ¿Los recursos económicos suficientes para qué?

¿De verdad has evaluado cuál es el coste, cuando quizá no sabes siquiera cuál es la solución?

¿Es realmente la inversión que tienes que abordar en este momento?

¿ No existen alternativas de financiación o facilidades el pago?

Más alla del esfuerzo económico ¿ Te has parado a pensar en el beneficio económico que te puede generar?

Al miedo se le vence, cuestionándolo. No alimentándolo.

 

4.No tengo el tiempo suficiente:

 

Perdón, pero es el que más gracia me hace.

Soy muy fan de esta excusa de paralización, porque durante mucho tiempo estuve escudado en ella.

Hasta que alguien, muy preparado en los procesos de gestión del tiempo, me descubrió con un ejercicio absolutamente extresante pero de alta efectividad, en que invertía de verdad mi tiempo.

En otra ocasión te daré más detalles, pero solo te diré que estuve durante 7 días seguidos, apuntando en una libreta todas, mis acciones en fragmentos de 15 minutos. ¡Brutal, el resultado!

Voy a otra frase mítica: No es una cuestión de tiempo, sino de prioridades.

 

¿De verdad llevas un control de tiempo de tus acciones clave o rutinarias?

Es muy relevante planificar tu agenda de forma eficiente.

Diría que me sorprende quién no lo hace, pero sería cínico porque estuve mucho tiempo sin hacerlo yo, pero ahora no podría afrontar una semana sin la dedicación  previa del domingo o del lunes temprano a escribir ( con boli y papel) en mi agenda mis acciones clave. Vuelvo a repetir: clave.

Es sorprendente como siempre aparecen huecos para las cuestiones que de verdad me importan y son importantes.

Cuestiona siempre que te digas a ti mismo “no tengo tiempo.”

Todos necesitamos a alguien en algún momento que nos ayude a romper el bloqueo:

 

La mejor forma de ayudarte a romper bloqueos es identificarlos. Eso es lo que he pretendido con este contenido. Espero que te haya sido de utilidad.

El otro gran recurso que tienes para desbloquear situaciones de parálisis en tu negocio de psicología o terapias es pedir ayuda a otros profesionales.

Contar con la experiencia de otros profesionales de tu sector que ya han recorrido el camino que tu quieres comenzar da mucha claridad.

 

Acompañarte de un sherpa experto en la toma de decisiones estratégicas de tu negocio como consultor, mentor o asesor especializado es oro para tu negocio y paz para tu enfoque y gestión de negocio.

Yo te ayudo a dar el primer paso:

Quiero ponértelo lo más fácil posible. Para ello te ofrezco una sesión de validación gratuita.

 

Una sesión por video conferencia tu y yo cara a cara, para que me cuentes tu situación actual, el estado de tu negocio como emprendedor de la psicología, el coaching o las terapias.

 

Para darte mi visión sobre cuál son y como debes encarar los primeros pasos clave de tu estrategia de marketing digital.

Si tú quieres, aquí estoy. ¡Cuenta conmigo!

Salir de comentarios

×

¡Hola!

Déjame aquí tu nombre y tu consulta.
Te responderé a la mayor brevedad.

× ¿En qué puedo ayudarte?