5 buenas razones para empezar a prestar terapia psicológica online.

¿Has visto canceladas tus consultas en los últimos días?

¿Se han suspendido de golpe todos tus eventos, conferencias o talleres presenciales?

¿Has tenido que suspender procesos de terapias presenciales ya iniciados?

 

Por desgracias, es muy probable que te encuentres en una de estas tres situaciones.

Quizá te sientas en un momento de bloqueo sin saber como ha venido este tsunami y no tengas claro hacia donde enfocar tu estrategia.

Puede también que hasta ahora, solo te hayas enfocado en un plano de relación con pacientes o clientes presencial y que siempre hayas sentido cierto reparo por la prestación de servicios online.

 

Pero estoy convencido que tras leer el siguiente post, vas a encontrar 5 poderosas razones para convertir la dificultad en una gran oportunidad la relación online con tus pacientes o clientes y de multiplicar las posibilidades de éxito de tu negocio como psicólogo o terapeuta.

Pero lo primero que quiero que tengas claro es:

Realizar terapia online no tiene ninguna complejidad tecnológica.

Si siempre has desarollado tu trabajo desde una consulta presencial, puede que te asalte la incertidumbre sobre si necesitas unas herramientas complejas o conocimientos tecnológicos que están fuera de tu alcance.

¡Para nada!Lo vas a descubrir ahora mismo.

Requisitos tecnológicos para realizar consultas online de calidad:

La respuesta es sencilla:

Una buena conexión a Internet: incluso a veces una linea de datos 4G de móvil es suficiente, pero lo recomendable es tener contratado un servicio de fibra con conexión estable para que puedas llevar a cabo cada sesión con comodidad, sin sobresaltos.

Un ordenador: portátil o de sobremesa equipado con cámara, micrófono y altavoz.

 

Si estás pensando en comprar equipo, yo te recomendaría siempre en tu caso que te decantes por un portátil. La flexibilidad que te ofrecer para realizar tus consultas desde cualquier espacio, te aportará una nueva perspectiva de tu forma de trabajar.

Una plataforma online de video conferencia: cualquier sistema operativo actual suele incluir herramientas de video conferencia.

 

Tienes plataformas online gratuitas similares a Skype, como Zoom que es la que yo utilizo, que te permite organizar sesiones individuales o grupales, con múltiples funciones como por ejemplo, compartir pantalla, archivos o grabar y descargar en tu ordenador tus sesiones online en formato de video o audio para posterior análisis.

Ya está, no necesitas más a nivel tecnológico.

Además recuerda que tu propio smartphone puede ser en sí una herramienta de consulta y seguimiento a través de Whatsapp, Messenger, video llamada….

Y ahora te voy a dar 5 poderosas razones por las que deberías empezar a plantearte ofrecer terapia psicológica online:

1.Facilitar terapia a personas con problemas de movilidad o fobias relacionadas con el espacio:

No se me ocurre mejor ejemplo que el que por desgracia estamos viviendo en este momento con la crisis del coronavirus, pero en lo ordinario de nuestra vida existen miles de ejemplos de personas que sufren movilidad reducida, problemas de desplazamiento que les impiden desplazarse hasta una consulta presencial.

Más allá de un problema de movilidad,la realidad es que con visión en positivo ofrecemos un beneficio extra sobre nuestra competencia de comodidad para el paciente.

Atendiendo a lo puramente terapéutico, para la realidad de personas que padecen agorafobia o fobia social, la terapia online puede representar un auténtico salvavidas para empezar a cambiar su situación.

 

2.Romper frenos relacionados con el anonimato:

Recibir terapia desde casa sin estar expuesto a nuestro entorno social más próximo es para muchas personas una liberación de un condicionante que aún hoy pesa, especialmente en poblaciones pequeñas.

La sensación de protección y seguridad que ofrece recibir terapia sin salir del hogar es un plus para muchos primeros pacientes.

Además del freno de la exposición social, también hay una realidad de freno hacia el propio profesional de la psicología por parte de muchas personas.

La distancia física, representa también una distancia de seguridad de exposición personal al profesional, que sin duda ayuda a dar el primer paso a muchas personas.

 

3.Amplía tu mercado:

Rompe el localismo y multiplica las oportunidades.

El mundo es muy grande e Internet no sabe de distancias físicas. Solo el mercado en lengua castellana ya te
da una idea de las dimensiones que escalas del modelo presencial al online.

Si ya tienes una estrategia de marketing digital para atraer clientes a tu consulta presencial, con la terapia
online descubrirás que se agiliza el proceso de conversión de clientes.

Me explico:

Entre tus publicaciones en redes sociales, tus post en tu blog, o tus acciones de promoción, la conexión con tu audiencia que ve estos contenidos, el sector de tu público que ya está en proceso de indagación sobre terapias, acortas su camino de toma de decisión. En definitiva, le pones más fácil la elección.

Mientras que si tu consulta es presencial, el esfuerzo entre el interés y la toma de decisión final, inevitablemente es mayor, por lo tanto ocurre con más frecuencia que una decisión de demanda de servicios se enfríe.

 

4.Mayor flexibilidad en la programación de sesiones de terapia:

Los procesos de relación presencial, en comparación con las relaciones online siempre consumen más tiempo. Siempre.

La comunicación presencial es más rica en matices y detalles, pero también se tiende más a dispersar.

Además la propia gestión del espacio de consulta, siempre implica otras ocupaciones paralelas a la puramente terapéutica que te consumen tiempo.

La gestión online de tu tiempo y tus consultas es más ágil y por tanto más eficiente. Y en consecuencia más flexible.

Flexibilidad de horarios que repercuten en el beneficio directo para tu cliente, que al no tenerse que desplazar tiene más opciones para elegir el momento adecuado para su consulta. Ventaja extra sobre tu competencia, no online.

Flexibilidad para tí también, que puedes igualmente organizar tu vida y tu tiempo profesional con menos rigidez horaria que implica tener que abrir todos los días a la misma hora la puerta de tu consulta o clínica psicológica.

 

5.Reduce tus costes y amplía tus beneficios:

Es obvio. Es un ejercicio que puedes hacer tanto si mantienes tu consulta presencial paralelamente a las terapias online, como si decides hacerlas exclusivamente a través de plataforma de internet.

En el primer caso, piensa los costes fijos que arrastras en cada una de tus consultas que atiendes en gabinete. Cuando le restas todos los gastos fijos, ¿cuál es el beneficio neto real que te queda?

Haz el mismo cálculo con una terapia online que haces desde tu casa. ¿El resultado? Bastante diferente ¿ No es así?

Amplía tus posibilidades profesionales más allá de la terapia:

La divulgación encuentra en el contexto online un canal ideal para llegar a muchas más personas, reforzar tu autoridad profesional y por supuesto encontrar formas complementarias de ingresos.

Realizar webbinars, talleres y conferencias online son un buen ejemplo de como puedes explotar tu marca personal en un plano mucho más amplio que el puramente presencial.

 

Está en tu criterio profesional para analizar en que casos puedes ofrecer una terapia online de calidad, pero piensa que en muchos casos las limitaciones son más mentales que reales.

Si te da miedo lanzarte a la piscina, te animo a que pruebes a realizar una sesión con un paciente de confianza. Seguro que estará encantado como paciente de explorar nuevas fórmulas, más cómodas y también creativas de recibir terapia.

 

Acompáñalo con una estrategia de marketing digital y visibilidad online que potencie tu marca digital.

Y si no sabes como enfocar esta estrategia y como convertirla en un plan concreto de acción, cuenta conmigo.

Yo te ayudo.

Salir de comentarios

×

¡Hola!

Déjame aquí tu nombre y tu consulta.
Te responderé a la mayor brevedad.

× ¿En qué puedo ayudarte?